¿PORQUE NOS PICA EL CUERPO?

¿PORQUE NOS PICA EL CUERPO?

Casi sin darnos cuenta y varias veces al día, llevamos los dedos hacia el brazo, rostro u otra parte de tu cuerpo y, suavemente, deslizamos las uñas por sobre la piel. En términos comunes, nos rascamos. No es necesario tener una enfermedad para que nos pique la piel y la reacción natural de nuestro cuerpo es rascarse. Entonces, la picazón cesa. El picor se produce por la liberación de sustancias (entre ellos, la histamina) por algunas células del sistema inmune. Este interpreta ciertos estímulos como una agresión y activa este sistema de alarma. Los desencadenantes del picor son de lo más variado: el roce de un tejido, determinados tipos de fármacos o alguna sustancia que nos produce alergia. Hasta hace poco se pensaba que el picor era “casi” una sensación de dolor, y que las mismas neuronas que gestionan el dolor se encargaban también de hacer sentir picor. Que el picor era un dolor que no llegaba a serlo, un dolor frustrado. Ahora se sabe que hay unas neuronas específicas para detectar el picor. Los estímulos que producen el picor los recogen las fibras nerviosas (neuronas del picor) situadas en la piel, envían la señal, a través de los nervios por la médula espinal hasta el cerebro. Allí, las neuronas específicas nos hacen conscientes de que nos pica. También hay neuronas que

Detectan simultáneamente dolor y picor; por eso, a veces el cerebro no discrimina entre dolor y picazón. Para calmar el picor nos rascamos. Al rascarnos estimulamos las fibras mecánicas. Este estímulo comparte ruta con

El picor y cierra la puerta de entrada del picor a la médula espinal.

¿Por qué ni los músculos ni el cerebro pican?

La respuesta más rápida es: ¡por suerte! ¿Imaginemos por un momento tener comezón en un lugar que no podamos rascarnos? Pero la razón es que las histaminas liberadas se fijan en las fibras nerviosas especializadas que solo se encuentran en la piel. Nuestros músculos no necesitan ese tipo de protección. Así que la picazón es una cuestión de piel. La picazón puede presentarse sin ningún otro cambio notorio en la piel. O puede estar asociada con lo siguiente: enrojecimiento, bultos, manchas o ampollas, piel seca y agrietada, piel de textura escamosa o curtida. A veces la picazón dura mucho tiempo y puede ser intensa. A medida que nos frotamos o nos rascamos alrededor de la zona, la picazón aumenta. Y cuanto más nos pica, más nos rascamos. Romper este círculo de sentir picazón y rascarse puede ser difícil, pero rascarse continuamente puede dañar la piel o causar infecciones.

¿Cuándo consultar con el médico?

Debemos consultar con el médico o con un especialista en enfermedades de la piel (dermatólogo) si la

Picazón:

  • Dura más de dos semanas y no mejora con las medidas de cuidado personal.
  • Es intensa y nos distrae de las rutinas cotidianas o nos impide dormir.
  • Aparece repentinamente y no se puede explicar con facilidad.
  • Afecta todo el cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *